Skip to main content

¿La Diabetes Gestacional Afecta al Bebé?

¿La Diabetes Gestacional Afecta al Bebé?

La diabetes gestacional es una gran preocupación para las mujeres que quieren tener hijos. Si usted está pensando en quedar embarazada, informe sus planes a su equipo médico. Ellos pueden ayudarle a mantener su diabetes bajo control antes de la concepción. En cuanto a la edad, es mejor esperar por lo menos hasta los veinte años para quedar embarazada. Para una adolescente, el embarazo trae grandes riesgos médicos, tanto para el bebé (parto prematuro, complicaciones en el recién nacido) como para la madre (anemia, preeclampsia o eclampsia)

Una de las primeras dudas que una mujer con diabetes y su familia tendrán, es si ella podrá tener bebés. Estar embarazada con diabetes genera una cierta presión en la mujer, pero eso no es razón para desalentarse a tener hijos. El riesgo que la madre tiene de desarrollar complicaciones más tarde no se ve afectado por el embarazo.

De los niños nacidos en el Reino Unido y en los EE. UU., aproximadamente un 0,3% son de madres que sufren de diabetes.  Cerca de 70% de ellas tienen el tipo 1. La diabetes gestacional (una forma temporal de diabetes que se produce durante el embarazo) afecta del 3 al 5% de los embarazos. Los síntomas de la diabetes, por lo general, desaparecen después del nacimiento, pero las madres acaban por tener un riesgo mayor (del 40 al 60%) de contraer la diabetes de tipo 2 más tarde.

Si el nivel de glucosa de la madre es alto, hay riesgo de que el feto se vea afectado. Sin embargo, estudios anteriores muestran que, si la mujer mantiene un buen control glucémico, las probabilidades de defectos congénitos o aborto no son elevadas. Esto significa que el resultado de la prueba de HbA1c, durante el embarazo temprano o en el momento en que se concibe el bebé, debe ser similar al de alguien sin diabetes. Lo mismo se aplica si la madre tiene complicaciones de diabetes. El riesgo aumenta si el HbA1c también aumenta, es decir, cuando está cerca del 25% o por encima del 11%. Por lo tanto, es muy importante planificar el embarazo y tratar de mantener laHbA1c por debajo del 7% antes de quedar embarazada.

De acuerdo con un estudio británico, el 4,2% de los hijos de madres que sufren de diabetes nacen con malformación. Un alto índice si se compara con el 2,1% de la población en general. Un cuarto de las mujeres que tuvieron un bebé con alguna imperfección presentaba un valor de HbA1c inferior al 7% en las primeras 13 semanas de embarazo. Asimismo, es relevante decir que, aunque su HbA1c esté alta durante el embarazo, esto no significa que su bebé vaya a sufrir alguna complicación. El 50% de todas las madres con una alta HbA1c (por encima del 10%) tienen un embarazo normal.

Gran parte de las malformaciones se puede identificar en la ecografía o en análisis de sangre. Los bebés de mujeres embarazadas con diabetes de tipo 2 tienen los mismos riesgos de nacer con defectos congénitos o tener problemas en el nacimiento que los de mujeres con el tipo 1. Aunque la diabetes gestacional se identifique, existe la posibilidad de un aumento de malformaciones congénitas y dificultades en el parto, porque los riesgos están asociados a la diabetes en la madre y no en los casos en que solo el padre tiene diabetes.

Al principio del embarazo, las necesidades de insulina pueden disminuir, especialmente si la mujer tiene problemas con la enfermedad. Después, la cantidad de insulina requerida aumenta poco a poco, hasta alcanzar cerca de 36 y 38 semanas, cuando el nivel es casi el doble de lo que requería antes del embarazo. Esta necesidad mayor de insulina tiene dos razones: el aumento de peso durante el embarazo y también a causa de las hormonas secretadas por la placenta, que neutralizan la glucosa y reducen el efecto de la insulina. El promedio de aumento de peso durante el embarazo es de 11 a 12 kg, pero varía mucho entre las personas.

Aunque los daños en los ojos y en los riñones se puedan acelerar por el embarazo, el estudio DCCT constató que estas modificaciones son reversibles en cuanto termina el embarazo. A pesar de ello, si los riñones de la madre se hubieran dañado por la diabetes, el riesgo de retraso en el crecimiento del feto y de parto prematuro aumenta en gran medida.

Los períodos cortos de hipoglucemia no son peligrosos para el feto, a menos que el problema sea muy grave, a punto de causar convulsiones o inconsciencia. Cuando se está muy enfermo, es muy difícil alimentarse correctamente, lo que puede resultar en hipoglucemia. De este modo es fácil desarrollar un ciclo vicioso. Una forma eficaz de mitigar estos problemas puede ser el uso de una bomba de insulina.

La glucosa en la sangre de la madre pasa fácilmente a la sangre del feto a través de la placenta. Esto significa que el bebé consume una gran porción de glucosa de la madre, aumentando las probabilidades de hipoglucemia cuando ella no come regularmente. Es posible que sea necesario comer más veces durante el día para equilibrar el nivel de azúcar, lo que aumenta el riesgo de hipoglucemia por la noche. Debido a esta baja cantidad de glucosa en la noche, el malestar de las madres en el período de la mañana puede aumentar.

Si el nivel de glucosa en la sangre de la madre se eleva, parte de él va al feto a través de la placenta y el propio páncreas del bebé puede producir insulina para manejar el azúcar adicional. Sin embargo, esta insulina no vuelve a la madre. Por ello, si la cantidad de glucosa es alta durante la mayor parte del embarazo, el bebé va a crecer más rápido de lo que debería y tendrá sobrepeso, lo que puede causar problemas en el parto. Esto puede ocurrir incluso si la HbA1c está bajo control.

Según los estudios, el grado de glucosa después de las comidas parece ser más significativo. La recomendación, en este estudio, es que el nivel sea aproximadamente de 7,3 mmol/l una hora después de la comida. Valores más bajos que éste pueden indicar algún riesgo de que el bebé tenga un ligero retardo en el crecimiento, en lugar del aumento de peso.

La glucemia debe ser lo más normal posible durante el trabajo de parto, ya que los altos niveles de glucosa aumentan la producción de insulina en el feto. Este proceso hace que el bebé no tenga tanta capacidad de hacer frente a la falta parcial de oxígeno, lo que ocurre incluso en los partos normales. Cuando se corta el cordón umbilical, la alta producción de insulina del bebé continúa, disminuyendo el nivel de glucosa. El hijo de una madre con diabetes, por lo tanto, se debe monitorear cuidadosamente con pruebas adicionales de glucosa. Si el bebé se vuelve hipoglucémico, será necesario administrar la glucosa por la vena. Además de esto, el niño también recibirá alimento adicional desde el inicio, incluso antes de que la madre empiece a producir la leche materna.

Después del parto, la exigencia diaria de insulina disminuye de forma rápida. En menos de una semana vuelve al nivel que tenía antes del embarazo. Las madres lactantes generalmente tienen que dejar las dosis de insulina aún más baja que antes del embarazo, para evitar la hipoglucemia. Si no lo hacen, hay grandes probabilidades de que la mujer sufra hipoglucemia severa. Como la lactancia disminuye la glucosa, se recomienda que coma meriendas que contengan carbohidratos, antes o durante la lactancia. Meriendas por la tarde o en la noche también pueden ser necesarias. Después de algunas semanas o meses, las dosis de insulina vuelven a lo normal.